Aguas cosméticas

La hidratación más natural

Hidrolatos, un excipiente muy potente

Tradicionalmente el hidrolato se ha usado en cosmética desde el inicio de la destilación. Básicamente un hidrolato es el excipiente en base de agua que queda tras la destilación de aceites esenciales. Los compuestos orgánicos y un pequeño porcentaje del aceite esencial quedan en este agua que a nivel cosmético resulta muy interesante.

Sobre todo se trata de una de las formas de hidratación más eficaces para el día a día. No sólo es fantástico como coadyuvante en el trabajo en cabina, aportando sus propiedades a mascarillas y emplastos. También es un tónico genial tanto para el trabajo en el centro como para el uso diario en casa.

El problema de usar sólo un hidrolato

Como hemos dicho el hidrolato arrastra una pequeña proporción de compuestos volátiles (como los del aceite esencial) y una mayor proporción de compuestos orgánicos. El resultado es que suelen ser muy poco estables de cara a la conservación. Muy fácilmente pueden contaminarse u oxidarse.

Es por ello que generalmente hay que estabilizarlos, en el mejor de los casos con sustancias naturales por supuesto. Además el aroma no es tan potente y fresco como nos gustaría generalmente, sobre todo para el uso en cabina. Por ello en Shiyoku añadimos un aroma natural que haga la sensación al usarlo aún más agradable, o en el caso del enebro por ejemplo, un aceite esencial que aporte además del olor aún más potencia de acción.

Disponemos de aguas cosméticas muy agradables e hidratantes que harán la delicia de quienes ya han probado otras marcas en cabina.

Nuestras aguas cosméticas

Pincha en la imagen para conocer algo más de cada producto, así como los formatos en los que se vende.

Agua de enebro
Limpieza y descongestión

Agua de manzanilla
Calmante e hidratante

Agua de rosas
Siglos de historia en belleza

Agua de hinojo dulce
Un corporal muy anisado