La cosmética vegetal no sólo es natural, exenta de ingredientes de origen sintético o procesos que alteren los ingredientes naturales, sino que carece de cualquier producto de origen animal. Todos los ingredientes provienen de fuentes vegetales, con la única excepción de las arcillas secadas al sol o la tierra de diatomeas, presentes en nuestras mascarillas.

Aunque pudiera pensarse que es por razones estrictamente éticas, no es solamente por ello. Por razones morales, nuestros productos no están testados en animales ni contienen productos de origen animal. Pero además hay una razón práctica; para preservar un cosmético con ingredientes de ese origen se requieren más esfuerzos y conservantes que eviten la putrefacción de la crema.

Hemos obtenido la certificación internacional “Vegan and Cruelty Free”, que garantiza que todos nuestros productos están exentos de productos de origen animal, son aptos para veganos y que ningún producto o ingrediente ha sido testado en animales. Puedes ver en nuestros productos el sello de “Beauty without Bunnies” (Belleza sin conejitos), que certifica este prestigioso registro.

Por supuesto, tampoco tenemos en nuestras formulaciones derivados del petróleo, parabenes, SLSs y demás sustancias de origen sintético, nada necesarias.

Nuestros etiquetados son claros. Los aceites esenciales incluyen la forma de obtención, y sólo contienen la propia esencia (aunque en el etiquetado por normativa vienen indicados los alérgenos, moléculas naturalmente presentes en el aceite esencial).
Los aceites vehiculares pueden ser obtenidos por presión o maceración, y lo único que contienen aparte del propio aceite es tocoferol (vitamina E) de origen vegetal (del girasol). Y así un largo etcétera con todos nuestros productos de aromaterapia.
La cosmética vegetal, como las cremas y leches, puede que te confundan con numerosas palabrejas entre ingredientes más reconocibles (como extractos de plantas o la manteca de karité por ejemplo, que vienen indicados con su INCI en latín). Para la formulación de estos cosméticos se requieren más procesos que la simple presión, destilación o mezcla. Pero todos son ingredientes de origen vegetal igualmente, pues la Naturaleza también produce sus moléculas químicas.

Nuestro laboratorio tiene certificación ecológica con el prestigioso sello internacional Bio.Inspecta. Esto implica no sólo el respeto al medio ambiente y la reducción de su impacto por ejemplo en materia de residuos. También significa que no se pueden tener materias primas sintéticas que no estén permitidas, por lo que nuestros productos no tienen peligro de sufrir contaminación cruzada siquiera, y nuestra producción cumple con rigurosos criterios de calidad e impacto medioambiental.

Además, muchos de nuestros productos incluyen ingredientes de cultivo ecológico. Esto quiere decir que se han respetado las estrictas normativas que la regulan. Dejando que las plantas crezcan sin prisa, respetando sus tiempos. Evitando todo uso de pesticidas y abonos químicos. Cuidando el suelo y la biodiversidad de la zona en la que se planta, así como potenciando las especies autóctonas. Por lo tanto, los productos ecológicos nos cuidan a nosotros a la vez que tienen en cuenta nuestro planeta.

ÚNETE A LA REVOLUCIÓN VERDE

Si quieres que tus cosméticos reflejen tus convicciones, si quieres evitar químicos y productos de origen animal, si quieres que tu piel sea cuidada sólo con productos naturales y elaborada con el menor impacto medioambiental, ponte en contacto con nosotras.

CONTACTA