Anam

Mezclas de aceites esenciales puros

Anam: el alma de la planta

Una esencia es aquello invariable y permanente que constituye la naturaleza de las cosas, según el diccionario. Lo que hace que sea lo que es, de hecho el vocablo latino provenía directamente del verbo «ser». La definición de «alma» es precisamente la esencia inmaterial presente en los seres vivos. Muchas veces se habla de los aceites esenciales como el alma de la planta (aunque a nivel práctico a veces hablamos de ellos como la hormona), y de ahí parece que venga el nombre «esencia» o «aceite esencial».

Los Anam son mezclas de aceites esenciales puros, elegidos, sinergetizados y formulados en sus proporciones justas para un fin concreto. En el caso de las fórmulas para corporal, son sólo aceites esenciales, sin excipientes o vehículos: un conjunto de almas puras en perfecta sintonía. En el caso de las mezclas de facial, incorporan los aceites esenciales en altísima proporción (>50%) con un aceite vehicular específico para el tratamiento. Es por todo ello que hemos elegido llamarlos Anam, la palabra celta para alma.

Aunque la mayoría de nuestra línea contiene símbolos de inspiración hindú, como el propio nombre de la marca, muchas otras culturas antiguas usaron las plantas de forma terapéutica. Los celtas veneraban a la Naturaleza, y se extendieron por toda Europa y Asia, influenciando tanto las culturas con las que convivieron, que en India encontramos también triskeles en su tradición. Abajo del todo tienes más información sobre el triskel y su historia.

Nos encanta esa fusión de simbología, y hemos querido integrarla en nuestros Anam.

Un apoyo para simplificar y optimizar

Por supuesto en aromaterapia es habitual tener distintos aceites esenciales en cabina, para hacer tus mezclas o elegir el que más te cuadre en cada momento. Apoyamos esto en los cursos, enseñándoos a usar las esencias y fomentando vuestra creatividad. Pero a veces nos interesa la practicidad en nuestros tratamientos, y aquí entran los Anam.

A la hora sin embargo de hacer ciertos tratamientos concretos en corporal o facial, es mucho más práctico trabajar con fórmulas ya sinergetizadas y preparadas. No sólo es rápido de usar, sino que tiene la ventaja de integrar aceites esenciales muy específicos para ese uso, y que a veces no tenemos disponibles. De esta forma puedes tener sueltos los aceites esenciales que sueles usar más, pero no significa que tengas que reducirte a usar sólo esos. Optimizamos tu gasto y a la vez potenciamos el efecto del tratamiento.

Esto nos permite incluir en las fórmulas aceites esenciales que por ser muy específicos, por su uso puntual en baja dosis o por cualquier otra razón, no vale la pena el embotellarlos solos. No tenemos que reducirnos tampoco a las esencias de nuestra línea, sino que podemos crear la mejor fórmula para cada caso, y ayudarte a tener más variedad en tu práctica diaria sin llenarte de botecitos. Y de paso dejártela ya preparada en las proporciones adecuadas, permitiendo que las esencias interactúen y se mezclen durante más tiempo.

Fórmulas más complejas y completas, aportes distintos a tus tratamientos. Comodidad, eficacia y optimización de tu espacio y gastos.

Estas mezclas por tanto ya están preparadas, formuladas y sinergetizadas, cada una para un fin concreto.  Puedes usarlos directamente sobre un aceite vehicular o formulado para masaje, o en una mezcla micronizada para un emplasto o envolvimiento. Son de uso estrictamente profesional y no se venden al público.

Nuestros Anam

Los Anam de uso corporal son mezclas de aceites esenciales puros. Los de facial sin embargo llevan un 50% de aceites esenciales puros doluido en aceites vegetales específicos. Por eso pueden llevar pipeta.
Pincha en la imagen para conocer algo más de cada producto.

CEL

Corporal

DRE

Corporal

LUZ

Facial

¿Por qué hay un triskel en los Anam?

En Shiyoku nada es aleatorio. Nos encantan las simbologías, las metáforas, darle sentido al diseño.

Para empezar, la propia palabra Anam proviene del celta y significa «alma». Pero aunque el triskel se ha relacionado siempre con la cultura celta, no es sólo propio de ella. En la antigüedad las primeras culturas de las que nacieron las lenguas indoeuropeas tuvieron mucha relación e influencias mutuas. Es por ello que símbolos como la esvástica (ensuciada al ser usada por los nazis) o la trisketa y el triskel son comunes a pueblos muy dispares, incluyendo la India. El primer triskel ya data de más de 4000 años antes de Cristo, y está presente en arte desde el Neolítico.

Aunque la aromaterapia muchas veces se relaciona con el Ayurveda, también los celtas, egipcios, romanos o tribus nórdicas usaban las plantas aromáticas, los oleatos, extractos y aguas. La Europa medieval era un bullir de perfumes y oleatos, y el propio término aromaterapia fue creado en Francia. Dado que en Shiyoku bebemos de todas esas fuentes, sin olvidar la riqueza de ingredientes de África, Oceanía y América, hemos querido incluir a lo largo de la línea símbolos más abiertos e integrativos como este. No deja de ser un mandala prehistórico 🙂

¿Qué significa el triskel?

El trisquel o triskel es un símbolo del dinamismo, del movimiento, el aprendizaje perpetuo, la evolución y el crecimiento. Pero también es un signo relacionado con el equilibrio, un equilibrio dinámico y adaptativo. Por ejemplo se relaciona con el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, la armonía entre ellos que supone la salud del ser, el círculo que los engloba. Tres facetas sobre las que actúan los aceites esenciales, que tienen acción física, mental y emocional.

Los druidas lo asociaban con la curación y la protección. También se ha relacionado con otras trinidades como el pasado, presente y futuro (y el aprendizaje por tanto de la experiencia), el sol (amanecer, día, atardecer) y los tres elementos (fuego, aire, agua, con la tierra, el círculo que los engloba).

Curiosamente el triskel, que representa un giro eterno en uno de los dos sentidos, también se relaciona con los chakras ayurvédicos. Aunque cada chakra tiene su símbolo, todos ellos se podían dibujar como un triskel girando. Dependiendo de hacia dónde gira representa salida o entrada, dar o recibir.

¿A que ahora que sabéis su significado simbólico es un signo perfecto para una mezcla sinergetizada de aceites esenciales?